El hundimiento | Carne Cruda
Estás aquí:  / Lo llevamos crudo / El hundimiento

El hundimiento

Lo del PP es clavadito a la película sobre la caída de la cúpula del nazismo, El hundimiento. Se hunde Génova como una Torre Gemela, con gente saltando por las ventanas, histerismo, tirones de pelo, aspavientos y mucha polvareda. Para haber ganado las elecciones, hay que ver que mal lo llevan. Cualquiera diría que han perdido. Lo que están perdiendo son las formas y el orden y cuando la derecha pierde las formas y el orden, que es todo lo que tienen, están perdidos.

Su desmoronamiento parece sacado de aquello que escribió el coronel alemán Ulrich de Maizière cuando visitó a Hitler en el búnker de Berlín en sus últimos días: “Reinaba una atmósfera de desintegración. Uno veía por todos lados ebriedad y abatimiento. La disciplina había dejado de existir”. Tal cual ocurre en el búnker de Génova donde Rajoy ha encerrado a los suyos. Herrera está abatido, Fabra, Bauzá y Rudi rompen la disciplina y se piran y Esperanza se comporta como borracha. El problema del PP es que no sólo su presidente sigue bunkerizado en el plasma, es que ha metido a todo el partido dentro y ha tirado la llave. Ya saben ustedes cómo acaba esta historia: en suicidio.

Las gaviotas abandonan el nido y para lo que les queda en el convento se cagan dentro. Lloran ahora lo que no supieron defender como barones. No se han atrevido a largar hasta que han dicho que se largan. Ha empezado “el vuelo de los faisanes dorados” como llamó el historiador Antony Beevor a la espantada de algunos líderes del nazismo cuando vieron que aquello se iba al garete y Hitler seguía en sus trece convencido de poder ganar la guerra que es como está Rajoy. Génova se desintegra bajo las bombas y el presidente dice que “está lloviendo un poco”. Le ha dicho Herrera que no sea ciego, que se mire en el espejo y se pregunte si debe ser candidato. Pero Rajoy no se ve porque es un vampiro que después de chuparle la sangre al país, se la chupa a su partido. Mariano, o no llegas o no pasas del verano. Si eres candidato será a sepulturero.

Los estertores de un régimen siempre son patéticos, estentóreos y hasta ridículos. Esperanza es el mejor ejemplo. Convoca una rueda de prensa a la que llega 40 minutos tarde porque su tiempo vale más que el del resto y en un delirante discurso sobre el centro, el centro-centro y el centro del universo, pretende convencernos de que deben unirse todos los partidos contra Manuela Carmena porque la jueza quiere acabar con el orden democrático constitucional y traer los soviets y las checas. La del Tamayazo llamando antidemócrata a una jueza emérita del Supremo y a medio millón de votantes. Su indecencia, desfachatez y maldad no tiene límite ni cura. Su reinserción es imposible, Manuela. Es de centro, sí, pero de centro de día porque chochea.

Es repulsivo cómo insulta a la inteligencia y la honestidad de la gente, pero tampoco hay que hacerle aprecio que es lo que ella quisiera porque no es más que una pobre condesa grotesca y acabada que se arrastra por el suelo a cuatro patas. Tanto criticar a la Botella y al final se comporta como si bebiera. Hasta La Razón ha titulado que su ocurrencia de ofrecerle la alcaldía a Carmona para quitársela a Carmena, es “el último trago de Aguirre”. Pues aunque sea una idea de borracho del Toni 2, su partido se la quiere proponer al PSOE para frenar a Podemos en todo el país. Es una buena noticia, eso quiere decir que no han entendido nada. Son como alcohólicos. No se dan cuenta de su problema así que no hay riesgo de que lo resuelvan.

Su problema es que no aceptan las derrotas ni aprenden de ellas. La derecha española tiene muy mal perder porque piensa que el poder le pertenece por cuna, mandato divino y derecho de pernada. Cuando me apetece, lo tomo aunque sea por la fuerza. De los tanques o de los tamayazos, ustedes recuerdan. Pero no se asusten. Estos son sólo sus últimos cañonazos antes del hundimiento. Por seguir con la comparación con la caída del nazismo, recuerdo lo que contaba Vassily Grossman, el escritor ruso que participó en la toma de Berlín: “Cuando callan los truenos provocados en el cielo por la artillería, puede oírse el canto de los pájaros”.

Mientras tanto, cojan palomitas y disfruten de la película. No todos los días se les ve humillarse de esta manera.

 

VUELVE A ESCUCHAR EL PROGRAMA COMPLETO AQUÍ

Recuerda, esto sólo es posible gracias al apoyo de las casi 2.300 Productoras y Productores de Carne Cruda, ¿te sumas?

BANNER_POST_HAZTE PRODUCTOR

DEJA UN COMENTARIO

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados ( obligatorio )

¿Quieres recibir nuestra newsletter?
* = campo obligatorio