Menta, la gran superchería | Carne Cruda
Estás aquí:  / Santiago Alba / Menta, la gran superchería

Menta, la gran superchería

¿Quién no conoce Menta, el libro más leído, citado y traducido después de la Biblia? ¿Quién no conoce esa primera frase, tan banal ya como la del Quijote o la de Platero y yo: “el viento no volvió a soplar sobre Chicago”? Se han escrito centenares de tesis sobre la obra, considerada la más decisiva del siglo XX, y todo el mundo cita alguno de sus pasajes para apoyar una declaración amorosa o sostener una opinión política. Ese fue el caso, por ejemplo, de Mariano Rajoy cuando, durante el reciente debate sobre el Estado de la Nación, dijo: “sólo se puede comparar la velocidad de nuestra recuperación con la velocidad con la que nos hundíamos anteriormente”, que es la inversión exacta de la frase que Carol dice a Sileno mientras caen abrazados por el precipicio en la gloriosa escena final. El autor de Menta, Stephen Really, muerto en 2001, fue el hombre más admirado, galardonado y entrevistado del mundo y su viuda Estrellita, de origen chileno, es objeto todavía hoy de una particular veneración. Pues bien, acaba de descubrirse que el libro más leído de la historia no lo ha leído en realidad nadie porque nunca se publicó; de hecho nunca se escribió. Menta, la novela más premiada del siglo XX, nunca existió. Tampoco su autor ni, por supuesto, su esposa Estrellita. No fue un montaje ni una operación de marketing editorial. Tras la denuncia de un mecánico autodidacta de Argel, que buscó en vano la renombrada traducción árabe, David Soul, periodista cultural, se puso a investigar y en pocas horas pinchó la sorprendente burbuja. No se sabe bien cómo comenzó el asunto, aunque la hipótesis más verosímil es que un académico humillado se inventara ese título para superar en un debate universitario a un erudito rival. Después, en virtud de una insólita ficción viral, millones de personas sintieron vergüenza de admitir que no lo habían leído, miles de periodistas sintieron vergüenza de reconocer que no lo conocían y miles de editoriales de todo el mundo sintieron vergüenza de no haberlo traducido a la lengua del país. De esta manera se inventaron entrevistas, se elaboraron biografías, se hicieron estudios comparando la versión rusa y la alemana; y entre críticos y lectores fueron construyendo incluso una trama, unos personajes y decenas de citas inolvidables que se han incorporado a las conversaciones de café y a los libros de texto. “No estamos ni bien ni mal, estamos muertos”, la famosa frase de Bruffolo, el suicida italiano que vive en el armario de Carol, o “despiértame para el fin del mundo”, en la inexistente página 343 de la inexistente edición española, o “una estrella y mil dolores”, que en 1993 se convirtió en la divisa del cuerpo de marines de EEUU. Tras el descubrimiento, que ha provocado el suicidio del biógrafo de Really, una ola de vergüenza global ha desvelado otros casos parecidos, en el campo de la literatura y de la política. Al parecer tampoco existió nunca Camilo José Cela ni El principito de Saint- Exupéry ni existe Paulo Coelho. En cuanto a Mariano Rajoy, que cita Menta en sus discursos, es en realidad un personaje de Menta, como recordarán los lectores de la edición albanesa prologada por Homer Simpson.

VUELVE A ESCUCHAR EL PROGRAMA COMPLETO AQUÍ

BANNER_POST_HAZTE PRODUCTOR

DEJA UN COMENTARIO

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados ( obligatorio )

¿Quieres recibir nuestra newsletter?
* = campo obligatorio